Monday, February 29, 2016

Eliseo sana a Naamán

2 Reyes 5:1-15
Eliseo sana a Naamán
En esta lectura, se nos presenta a Naamán, un hombre de mucho prestigio que tenía el favor del  rey de Siria pero tenía lepra. Oyendo de una muchacha israelita, que fue capturada y puesto como criada a su esposa, que si fuera a ver al profeta en Samaria seria sanado, Naamán le pide al rey permiso a ir. El rey creía que el rey de Israel era capaz de sanarlo. Eliseo se enteró de la angustia del rey de Israel, le mando un mensaje que Naamán lo viniera a ver.
Cuando Naamán llego a la puerta de la casa del profeta, otro mensajero de Eliseo le dijo que se zambutiera siete veces en el rio Jordán y seria sanado. Naamán se enfureció y se fue quejándose que las aguas de su propio país eran mejor que las de Israel y que ni seguirá salió el profeta a ver lo a invocar el nombre del Señor su Dios. Las sirvientes de Naamán le aconsejaron que si el profeta le hubiera mandado a hacer algo complicado lo hubiera hecho de prisa, con más razón debiera zambullirse en el rio Jordán. Fue al rio y se zambullo los siete veces y fue sanado.


Como Naamán era soldado estaba acostumbrado a hacer “grandes cosas” para lograr sus metas. No creía que algo tan simple como hundirse en las aguas del rio Jordán sería suficiente para sanarlo. Muchas veces nosotros también no creemos que algo simple logrará lo que deseamos. Para Naamán, el orgullo de ser favorecido por el rey le dejo creyéndose que él tenía el derecho de ser sanado. Lo que le pidió hacer el profeta era un acto de humildad o sumisión.  Por eso Naamán no querría hacerlo. Cuando nos sometimos a lo que Dios quiere, somos “sanados”.






Sunday, February 21, 2016

La Transfiguración



La Transfiguración

En el evangelio de San Lucas, se narra cuando Jesús fue a un monte
a orar, unas semanas antes de su Pasión. Pedro, Juan y Santiago van con Él a su invitación. Allí su cuerpo se transfiguro, sus vestidos se volvieron blancos y su rostro resplandeciente. También se le aparecieron Moisés y Elías hablando con Él sobre lo que le iba a suceder muy pronto en Jerusalén.

En el momento de la Transfiguración, se oye la voz del Padre diciendo: “Este es mi hijo muy amado en quien tengo todas mis agrados. Escúchenlo.”

¿Cuánto deseamos escuchar a Jesús? ¿Quizás le tenemos miedo?
¿Quizás nos pedirá algo difícil?

Sabemos en nuestras mentes que Dios nos ama pero quizás no lo reconocemos en nuestros corazones y por eso tenemos miedo.
Necesitamos tomar tiempo con Dios en un lugar que nos deja “conversar” (rezar) con Él para poder ver y sentir el amor que Dios tiene para nosotros.

¿Cuándo fue la última vez que oraste sin que fuera emergencia?


¿Quizás hoy es el día cuando comienzas a conversar con Dios diariamente? 

Sunday, February 14, 2016

Las 3 Tentaciones de Jesús (LC 4:1-13)




Las 3 Tentaciones de Jesús (LC 4:1-13)

Durante la cuaresma hay tres metas: ayunar, rezar, y arrepentirnos de nuestras ofensas. 

En la lectura de hoy según San Lucas, Jesús pasa 40 días en el desierto y después Satanás le propone 3 tentaciones. 



La primera tentación propuesta por Satanás es porque Jesús tiene hambre. Aquí  vemos la conexión entre la tentación y el ayuno.  Estamos acostumbrados a “darle de comer” a cualquier “hambre” que tengamos. ¿Quizás necesitamos “ayunar” de unos “hambres” para poder luchar mejor contra las tentaciones?

 El desafío es que se Jesús es el Hijo de Dios puede cambiar las pierdas a pan. Jesús responde, usando las escrituras: “No solo vive uno comiendo pan sino escuchando la palabra de Dios.” 



 Luego, Satanás lo lleva al colmo de un cerro y le enseña todos los poderes del mundo. Le dice a Jesús que se lo alaba, le daría todos los poderes. Jesús contesta, usando las palabras de las escrituras otra vez: “Solo a Dios se le debe alabanzas.”  ¿Quizás necesitamos reflexionar sobre que “alabamos” y rechazar la alabanza a estas cosas? ¿Para qué o quienes rezamos?

Para la tercera tentación, Satanás lo lleva al sumo del templo en Jerusalén y usando las palabras de las escrituras, le dice a Jesús que salte y que “los ángeles lo cargaran en sus manos.” Jesús responde, usando las escrituras: “No se debe tentar a Dios.” ¿Quizás necesitamos prestar más atención cuando estamos usando la palabra de Dios como un arma en vez de expresión de compasión? ¿De qué o quienes necesitamos arrepentirnos?

Satanás lo deja, esperando para otro día para derrotar a Jesús.



Wednesday, February 10, 2016

Miércoles de Ceniza- La Cuaresma





Miércoles de Ceniza- La Cuaresma

Oración colecta de la misa de hoy: el Miércoles de Ceniza

“Oh Dios, Padre nuestro:
Tú sabes con qué frecuencia 
intentamos caminar por nuestros senderos egoístas.
No nos permitas vivir y morir 
sólo para nosotros mismos
o cerrar nuestros corazones a los otros.
Ayúdanos a vernos a nosotros mismos  y a la vida
como dones tuyos.
Haznos receptivos de tu palabra y de tu vida
y haznos crecer en la mentalidad y actitudes
de Jesucristo nuestro Señor. Amen”


Este tiempo de Cuaresma vino rápido este año. Apenas terminamos con la Navidad donde celebramos la bondad de Dios en dejar que su hijo venga a la tierra, nacido de una mujer, María. Ahora, con la marca de cenizas, se comienza cuarenta días de penitencia por nuestros pecados y por los pecados de otros.

 ¿Qué piensas a hacer para que Dios sepa que estás listo para arrepentirte, comenzar otra vez, y seguir el camino que al fin te llevará a los brazos de Dios?






Sunday, February 7, 2016

Pescadores de hombres

Pescadores de hombres

En el evangelio de hoy, el 7 de febrero, encontramos a Pedro y Jesús hablando.  Jesús le dice a Pedro que baje sus redes en el agua para coger pez. Pedro trata a dejarle saber que ya han  trabajado mucho y no han ganado nada, pero porque Jesús se lo pide, lo hará. Cuando cogen muchos peces, Pedro y los otros discípulos se asustan y Jesús les asegura a que no tengan  miedo. También que serán pescadores de hombres.

¿Cuáles son algunas de las respuestas que Pedro podría haber dado a Jesús cuando le dijo que  bajara sus redes?

Pedro comprendió la captura de los peces como un signo de Dios actuando en su vida. ¿Cuáles son algunos de los factores que influyen a este incidente que ayudó a Pedro ver la presencia de Dios en el trabajo en este momento en su vida?


¿Hay veces en la vida en que no crees que la presencia de Dios esté trabajando de forma muy eficaz en tu propia vida? 

¿Hay paralelos de tu experiencia a lo que se registra en esté incidente?

Cuando nos ponemos atentos a lo que Dios nos exige, hay la posibilidad que seamos “pescadores de hombres.”