Saturday, October 29, 2016

XXXI Domingo Ordinario


XXXI Domingo Ordinario
R.  Bendeciré al Señor eternamente. 
Dios y rey mío, yo te alabaré, bendeciré tu nombre siempre y para siempre. Un día tras otro bendeciré tu nombre y no cesará mi boca de alabarte.
R. Bendeciré al Señor eternamente.       
  Salmo 144, 1-2.

San Lucas nos cuenta que en aquel tiempo, Jesús entró en Jericó, y al ir atravesando la ciudad, sucedió que un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, y trataba de conocer a Jesús; pero como era de estatura baja, corrió  y se subió a un árbol para verlo pasar. Jesús al verlo le dijo que bajara porque se iba hospedar en su casa. Al bajarse, la gente comienza a hablar entre ellos mismos que Jesús se iba a quedar con un pecador. Zaqueo se dirige a Jesús y  le dice que dará a los pobres mitad de sus bienes y si ha defraudado a alguien le restituirá cuatro veces más.  Jesús responde que  la salvación ha llegado a esta casa.

Zaqueo era pecador según la gente piadosa y Jesús responde a Zaqueo como a mucho “pecadores”. ¡Le habla y se invita a comer a la casa de Zaqueo! Jesús trae la salvación a todos y Zaqueo quiere que Jesús sepa que él reconoce que tiene la oportunidad a tener una relación buena con Dios. Dice que va a dar mitad de sus bienes a los pobres y si ha defraudado a alguien le dará 4 veces más de lo que tomo. Al contrario de varios de los hombres ricos pero piadosos  que hemos encontrado anteriormente en este evangelio. Los que buscan a Dios lo encuentran y dan todo para  seguir a Jesús.


Solemnidad de Todos los Santos (el 1º de NOVIEMBRE 2016)


Conmemoración de Todos los Fieles Difuntos 

(el De Noviembre 2016)

       


Saturday, October 22, 2016

XXX Domingo Ordinario


XXX Domingo Ordinario

Aleluya, aleluya. Dios ha reconciliado consigo al mundo, por medio de Cristo, y nos ha encomendado a nosotros el mensaje de la reconciliación. Aleluya, aleluya.     2 Cor 5, 19


Jesús en el evangelio de hoy, según San Lucas, cuenta la parábola del fariseo y el publicano. Los dos van al templo a rezar. Uno se justifica antes de Dios  y el otro pide perdón.
Los dos hombres en la parábola han basado como vienen ante Dios en como ellos mismos se ven. El fariseo se acera al altar y le dice a Dios todo lo que hace para Él (en seguir la ley y que él  hacía más que se pedía en la ley). El publicano que cogía las impuestas se quedó atrás en las sombras de los pilares del templo y golpeado su pecho, simple dice: «Dios ten merced a este pecador.”  Uno creyéndose bueno y justo antes Dios y el otro creyéndose necesitando la merced de Dios.

Lo que uno tiene que recordar es que nuestra relación con Dios no está basada en quienes somos pero en quien es Dios. Este Dios los ha creado a ellos (y nosotros) y los ha llamado (y también a nosotros) a una relación que debe ser la base de sus oraciones (nuestras oraciones).  Por lo tanto, la merced de Dios se le da al publicano y al fariseo, que en sus rezos toma crédito por su virtud, no recibe nada de Dios.


Saturday, October 15, 2016

XXIX Domingo Ordinario

XXIX Domingo Ordinario

Aleluya, aleluya. La palabra de Dios es viva y eficaz y descubre los pensamientos e intenciones del corazón. Aleluya, aleluya.                               
   Heb 4, 12

En el evangelio de hoy Jesús les cuenta a sus discípulos una historia de un juez y una viuda que quiere justicia. Al fin el juez se lo da, no porque quiere pero porque no quiere que la viuda siga molestándolo.

¿Por qué les cuenta Jesús esta historia a sus discípulos? ¿Qué es la moraleja? Quizás la pregunta es: ¿pueden los discípulos de Jesús permanecer fieles y perseverar en el más oscuro y difíciles de situaciones?

                                http://elcandilmensual.blogspot.com/2013/10/evangelio-segun-san-lucas-181-8.html

Saturday, October 8, 2016

XXVIII Domingo Ordinario

 XXVIII Domingo Ordinario


 Aleluya, aleluya. Den gracias siempre, unidos a Cristo Jesús, pues esto es lo que Dios quiere que ustedes hagan.  
Aleluya, aleluya. 1 Tes 5, 18
Las escrituras para este domingo comparten en el tema de estar encadenado y luego libre.
Naamán está encadenado por ser leproso. Pero fue sanado o liberado por obedecer al profeta Eliseo e ir a bañarse en el Jordán. En la carta a Timoteo, San Paulo nos dice si morimos en Cristo, Él vive en nosotros, y que la palabra de Dios no está encadenada. Y en obedecer a Dios estamos libres. En el evangelio, Jesús cura a diez leprosos. Los manda a los sacerdotes para que puedan ser declarados limpios. Uno vuelve, después de ver que estaba curado, y le da gracias a Jesús. Ese era un samaritano. Jesús le dice que vuelva a su gente, que su fe la ha curado. 
¿Estás encadenado por tus pecados, las opiniones de otros, tus miedos, tu salud mala, tus actitudes negativas? 
Si te sientes como te estás ahogando debajo de cualquier modo, ten fe en que Dios te ve, te oye, y te contesta. Deja todo a los pies de Dios y ten confianza/fe que Él te ayudará. Tienes que pedirle ayuda y darle gracias






Saturday, October 1, 2016

XXVII Domingo Ordinario


XXVII Domingo Ordinario

 Aleluya, aleluya.
La palabra de Dios permanece para siempre.
Y ésa es la palabra que se les ha anunciado.
 
Aleluya, aleluya.                            1 Pedro 1, 25
                 
En el evangelio de hoy (Lc 17:5-6) oímos los discípulos pedirle a Jesús que les dé más fe. En las semanas anteriores San Lucas nos cuenta que Jesús viajaba a Jerusalén. Viaja a su muerte y está preparando a sus discípulos para esto y lo que ellos pueden esperar. Por eso piden más fe. Jesús les está asegurando que nada que les vaya pasar puede sostenerse contra tener fe en Dios para construir el reino de Dios.

Quizás cuando leemos los versos 7 a 10, pensamos que Jesús demanda mucho. Lo que podemos tomar de estos versos es que van a haber cosas que tenemos que hacer y el mejor modo de hacerlas es con amor. Amor por nuestro prójimo y amor por nuestro Dios. Así construimos el reino de Dios.


¿Qué has hecho para Dios hoy? ¿Qué vas a hacer para Dios mañana si te presta vida?


                                                       www.imagenes.cristianas.com