Domingo de Pentecostés


Domingo de Pentecostés

Envía tu Espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra
Bendice, alma mía, al Señor:
¡Dios mío, qué grande eres!
Cuántas son tus obras, Señor;
la tierra está llena de tus criaturas.
Envía tu Espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra

Jesús les volvió a decir: «¡La paz esté con ustedes! Como el Padre me envío a mí, así los envío yo también.» Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: «Reciban el Espíritu Santo: a quienes descarguen de sus pecados, serán liberados, y a quienes se los retengan, les serán retenidos.»

Este domingo próximo se celebra el Pentecostés, la venida del Espíritu Santo a los discípulos y el cargo de perdonar o retener pecados. A cada uno se le da el Espíritu Santo para el bien común. Compartir las experiencias con el Espíritu Santo es parte del cargo también. El mismo Espíritu que fortalecía a Jesús, que bajo sobre Él cuando se bautizó, está con nosotros. Lo recibimos en todos los sacramentos, en especial en el Bautismo porque nos hace ser Hijos de Dios, y en la confirmación, porque recibimos la plenitud del Espíritu siendo conscientes nosotros mismo de querer llevar una vida vinculada con la fe.

¿Cómo crees que se sintieron los discípulos? ¿Hay tiempos cuando hace sentido el Espíritu Santo trabajando en tu vida? ¿Cómo has respondido? ¿Cómo has compartido la experiencia?




                           https://catholic-link.com/imagenes/oracion-espiritu-santo-san-agustin/

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Cómo demuestras tu fe en Dios?

XVI Domingo Ordinario

El Primer Domingo de Adviento