Entradas

I Domingo de Adviento

Imagen
  I Domingo de Adviento Descúbrenos, Señor, tus caminos. Con quien guarda su alianza y sus mandatos, el Señor es leal y bondadoso. El Señor se descubre a quien lo teme y enseña el sentido de su alianza.   Descúbrenos, Señor, tus caminos.                      De Salmo 24 ¡Feliz Año Nuevo! Sí, este próximo domingo, el primer domingo de Adviento es el comienzo del nuevo año en la Iglesia Católica. Nuestro nuevo año comienza con el Adviento, un tiempo de espera y esperanza. El Adviento es un tiempo en el que nos preparamos para la venida de Jesús como un bebé (Navidad) y también esperamos en su Segunda Venida. Nos preparamos cada día para encontrarnos con Jesús en los demás, su creación a nuestro alrededor, y abrirnos a sus palabras y acciones en nuestras vidas. ¡Alégrate, porque nuestro Salvador, Jesucristo, nuestro  Señor, viene! imagen de:  https://proyectoemaus.com/primer-domingo-de-adviento/

Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo

Imagen
  Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo Señor, tú eres nuestro rey. Tú eres, Señor, el rey de todos los reyes. Estás revestido de poder y majestad.  Señor, tú eres nuestro rey. Tú mantienes el orbe y no vacila.  Eres eterno, y para siempre está firme tu trono.  Señor, tú eres nuestro rey. Muy dignas de confianza son tus leyes y desde hoy y para siempre, Señor,  la santidad adorna tu templo.  Señor, tú eres nuestro rey.                            Del Salmo 92 "La celebración de la Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo, cierra el Año Litúrgico en el que se ha meditado sobre todo el misterio de su vida, su predicación y el anuncio del Reino de Dios. La fiesta de Cristo Rey fue instaurada por el Papa Pío XI el 11 de diciembre de 1925. El Papa quiso motivar a los católicos a reconocer en público que el mandatario de la Igelsia." Quizás para nosotros, la imagen de un rey no sea cómoda. Después de todo, vivimos en una democracia, no en una monar

XXXIII Domingo Ordinario

Imagen
                      XXXIII Domingo Ordinario Enséñanos, Señor, el camino de la vida. El Señor es la parte que me ha tocado en herencia: mi vida está en sus manos. Tengo siempre presente al Señor y con él a mi lado, jamás tropezaré.  Enséñanos, Señor, el camino de la vida.          Del Salmo 15 Santo Evangelio: Mc 13:24-32 En este pasaje oimos el tema de la segunda venida de Cristo. La segunda venida de Cristo es el punto culminante de la esperanza cristiana.  Debemos tener claro que el propósito fundamental de su segunda venida no será llevarnos al cielo, sino que Cristo sea vindicado en el mundo que lo crucificó. No podemos olvidar que la última visión que tuvieron los hombres del Hijo de Dios fue cuando estaba colgado de una cruz.  ¿Puede Dios dejarlo así? No, sería eso como decirle al diablo  que ha ganado. Pero su segunda venida demostrará el triunfo y la autoridad de Cristo en este mundo y servirá para mostrar toda su gloria y majestad divina. ¿Alguna vez pensaste en la segunda

XXXII Domingo Ordinario

Imagen
                XXXII Domingo Ordinario El Señor siempre es fiel a su palabra. El Señor siempre es fiel a su palabra,  y es quien hace justicia al oprimido; él proporciona pan a los hambrientos y libera al cautivo.  El Señor siempre es fiel a su palabra.          Del Salmo 145 Santo Evangelio: Mc 12: 38-44 Del Evangelio: " Jesús les dijo: 'Yo les aseguro que esa pobre viuda ha echado en la alcancía más que todos. Porque los demás han echado de lo que les sobraba; pero ésta, en su pobreza ha echado todo lo que tenía para vivir'". ¿Cuántas veces has dado dinero o comida a los pobres? ¿Ha sido de tu exceso de oferta o por lo que necesitas para sobrevivir? ¿Podrías dar más? ¿Quizás ajustarte un poco el cinturón para ayudar a los más vulnerables? ¿O dar de tu tiempo para ayudar a otros? ¿Te costaría más este tipo de donación? ¿Qué te está llamando Jesús a hacer hoy? imagen de:  https://es.slideshare.net/meljuri/marcos-12-38-44

XXXI Domingo Ordinario

Imagen
                XXXI Domingo Ordinario Yo te amo, Señor, tú eres mi fuerza. Bendita seas, Señor, que me proteges; que tú, mi salvador, seas bendecido. Tú concediste al rey grandes victorias y mostraste tu amor a tu elegido. R. Yo te amo, Señor, tú eres mi fuerza.      De Salmo 17 Todos sabemos que necesitamos amar a Dios y amar a nuestro prójimo. Es simple, ¿verdad? Sin embargo ponerlo en práctica es otra realidad. Cuando practicamos estos dos mandamientos, podemos estar seguros de que estamos eligiendo vivir en el reino del Señor.  Reflexiona sobre esto y deja que llene tu mente, alma y cuerpo. Comparta tus pensamientos con los demás.

XXX Domingo Ordinario

Imagen
                   XXX Domingo Ordinario Grandes cosas has hecho por nosotros, Señor. Cuando el Señor nos hizo volver del cautiverio, creíamos soñar; entonces no cesaba de reír nuestra boca ni se cansaba entonces la lengua de cantar.  Grandes cosas has hecho por nosotros, Señor.                                                                                                                    Del Salmo 125 Santo Evangelio: Mc 10:46-52 Este milagro es maravillosamente rápido. El ciego, Bartimeo, oye que Jesús está cerca, lo llama. Jesús vuelve la llamada y la gente le dice que vaya hacia él. Cuando Bartimeo llega a Jesús, Jesús le pregunta qué quiere, la respuesta del ciego es simple y directa: quiero ver. Jesús cura con las palabras de que es la fe del hombre la que prepara el escenario para que suceda esta cura. ¿Tienes fe mientras frustraciones, pandemias, tragedias golpean tu vida? ¿Confías en que Dios tiene todo bajo su vigilancia? ¿Cómo puedes cultivar el don de la fe que se te ha

XXIX Domingo Ordinario

Imagen
                  XXIX Domingo Ordinario Muéstrate bondadoso con nosotros, Señor. Sincera es la palabra del Señor  y todas sus acciones son leales. El ama la justicia y el derecho, la tierra llena está de sus bondades. Muéstrate bondadoso con nosotros, Señor .    Del Salmo 32 Santo Evangelio: Mc 10:35-45 En esta lectura del Evangelio de san Marcos, son solo Santiago y Juan quienes se acercan a Jesús a preguntarle que quierren sentarse a su derecha e a su izquierda en el reino de los cielos. Parecen centrados en el poder y la fuerza y todavía no comprenden la verdadera misión de Jesús: liberar a los cautivos, cuidar de los abandonados y proclamar el amor incondicional de Dios. ¿Has leído este pasaje en algún momento y has estado un poco molesto con los dos discípulos? Quizás incluso pensando que nunca hubieras hecho esa pregunta. De hecho, los otros discípulos tampoco están contentos con su solicitud. ¿Por qué están molestos o, en realidad, por qué estás molesto? ¿ Te ha pasado esto en