Entradas

IV Domingo Ordinario

Imagen
  IV Domingo Ordinario Señor, tú eres mi esperanza. Se ñ or, tú eres mi esperanza; desde mi juventud en ti conf í o. Desde que estaba en el seno de mi madre, yo me apoyaba en ti y t ú  me sostenías. Señor, tú eres mi esperanza. Yo proclamar é  siempre tu justicia y a todas horas, tu misericordia. Me ense ñ aste a alabarte desde ni ñ o y seguir alab á ndote es mi orgullo.  Señor, tú eres mi esperanza.                     de Salmo 70 Santo Evangelio:  Lc 4, 21-30 En la lectura del evangelio para este próximo domingo, Jesús va a su propio pueblo y se revela como el Mesías prometido, pero lo rechazan; así que el mensaje del evangelio va a los gentiles. La historia nos muestra algunas razones por las que las personas religiosas a menudo rechazan a Jesucristo. Al principio, el pueblo de Nazaret se enorgullece de que uno de los suyos haya alcanzado algún renombre. Lo escuchan predicar pero cuando Jesús empieza a hablar de la viuda y Naamán, ambos gentiles, y de cómo Dios los trató, se enfad

III Domingo Ordinario

Imagen
  III Domingo Ordinario Tú tienes, Señor, palabras de vida eterna. La voluntad de Dios es santa y para siempre estable; los mandamientos del Señor son verdaderos y eternamente justos .  Tú tienes, Señor, palabras de vida eterna.          de Salmo 18 Santo Evangelio: Lucas 1:1-4, & 4:14-21 "Hoy se cumple este pasaje en tu presencia" Jesús acaba de regresar de su tiempo de tentación posterior al bautismo en el desierto. A su regreso, Jesús toma el manto de maestro, lleno del Espíritu para la obra de compartir la verdad de Dios en las sinagogas.  Regresa a Nazaret, entra en la sinagoga, toma los rollos y lee de Isaías. La gente está asombrada. Los siguientes versículos no están incluidos, lo que nos dice que algunas personas no están contentas con su proclamación. ¿Qué te dicen los versos? ¿Cómo actúa el Espíritu en tu vida? ¿Estás asombrado de lo que el Señor hace en tu vida diaria? ¿Invocas al Señor, reconociendo su ayuda? imagen de: https://www.mccmurcia.org/evangelio-del

Segundo Domingo Ordinario

Imagen
  Segundo Domingo Ordinario Cantemos la grandeza del Señor. Cantemos al Señor un nuevo canto, que le canten al Señor toda la tierra; cantemos al Señor y bendig á moslo.     Cantemos la grandeza del Señor. Proclamemos su amor día tras día, su grandeza anunciemos a los pueblos; de nación en nación, sus maravillas. Cantemos la grandeza del Señor.                     del Salmo 95 Santo Evangelio:  Jn 2, 1-11 La lectura del evangelio en Juan 2:1-11 es acerca de las bodas en Caná donde Jesús, su madre María y los discípulos fueron invitados a asistir. Lo que nos llama la atención aquí es la importancia que Jesús le dio al evento; él estaba allí presente, junto con su madre y discípulos. La boda valió el tiempo y la atención de Jesús. En la boda, cuando María notó que el banquete se había quedado sin vino, se lo contó a su hijo Jesús. Lo que vemos aquí es el poder de la oración de intercesión. María vio la necesidad de los demás e intercedió por ellos. En la historia, parecía que al principi

Fiesta del Bautismo del Señor

Imagen
  Fiesta del Bautismo del Señor Te alabamos, Señor. La voz del Señor se deja oír sobre las aguas torrenciales. La voz del Señor es poderosa, la voz del Señor es imponente.   Te alabamos, Señor.                               de Salmo 28 Santo Evangelio:  Lc 3, 15-16. 21-22 Juan le dice a la gente que él no es el Cristo, que viene uno que es más grande que él. Luego bautiza a Jesús y los cielos se abren y se oye la voz de Dios. Creo que muchos de nosotros no recordamos exactamente lo que sucedió en nuestros propios bautismos. Hemos estado en los bautismos de otros y celebramos la entrada de otro a la fe. ¿Qué significa para ti el bautismo de otro? ¿Qué significa tu bautismo para ti? ¿Qué responsabilidad asumes con tu bautismo? ¿Cómo saben los demás que eres bautizado en la familia de Dios? imagen de: https://portupalabra.com/navidad/fiesta-del-bautismo-del-senor-ciclo-b/

Solemnidad de la Epifanía del Señor

Imagen
  Solemnidad de la Epifanía del Señor Que te adoren, Señor, todos los pueblos. Los reyes de occidente y de las islas le ofrecerán sus dones. Ante el se postrarán todos los reyes y todas las naciones.   Que te adoren, Señor, todos los pueblos.     de Salmo 71 Santo Evangelio: Mateo 2, 1-12 La estrella guió a los pastores hacia Jesús y esa misma estrella guió a los tres reyes hacia Jesús. Cada uno de nosotros tiene su propia estrella personal que nos guía: la estrella de la oración, el amor, la amistad, el apoyo ... la estrella tiene un nombre diferente en diferentes momentos. Estemos abiertos a la estrella y a ser esa estrella para los demás. La estrella guió a los pastores hacia Jesús y esa misma estrella guió a los tres reyes hacia Jesús. Cada uno de nosotros tiene su propia estrella personal que nos guía: la estrella de la oración, el amor, la amistad, el apoyo ... la estrella tiene un nombre diferente en diferentes momentos. Estemos abiertos a la estrella y a ser esa estrella para l

Fiesta de la Sagrada Familia

Imagen
  Fiesta de la Sagrada Familia Señor, dichosos los que viven en tu casa. Dichosos los que viven en tu casa, te alabarán para siempre;  dichosos los que encuentran en ti su fuerza y la esperanza de su corazón.   Señor, dichosos los que viven en tu casa.         De Salmo 83 Santo Evangelio: Lucas 2, 41-52 La historia de cuando Jesús, a los 12 años, se quedó en Jerusalén sin decir nada a María ni a José es parte del enfoque del pasaje de las Escrituras de hoy. Se quedó en Jerusalén para estar en la casa de su padre y estuvo entre los escribas y maestros y compartió su conocimiento y la discusión entre ellos fue parte de su día. Sin embargo, 3 días lejos de su familia y ni una palabra para ellos causó cierta preocupación por parte de sus padres. ¿Qué crees que sintieron María o José durante todo el tiempo que Jesús estuvo perdido? ¿Cómo se sentirían al encontrarlo sano y salvo? ¿Cómo se sentiría ante la respuesta de Jesús a la pregunta de María? ¿Cómo te sentirías si fueras María o José? ¿

IV Domingo de Adviento

Imagen
IV Domingo de Adviento Señor, muéstranos tu favor y sálvanos. Señor, Dios de los ejércitos, vuelve tus ojos, mira tu viña y visítala;  protege la cepa plantada por tu mano,  el renuevo que tú mismo cultivaste. R.   Señor, muéstranos tu favor y sálvanos.      De Salmo 79 El Santo Evangelio: Lucas 1, 39-45 Según San Lucas, después de la Anunciación, “María se levantó y se fue apresuradamente a la región montañosa” (Lucas 1:39) para visitar a su prima Isabel. María está llena del Espíritu Santo, el Espíritu Santo la ensombrece, y en respuesta al mensaje del arcángel, se apresura a ir a la casa de Zacarías, compartiendo con alegría sus noticias y ayudando a su prima mayor, Isabel, que ahora está encinta. El protagonista de esta escena es el Jesús invisible, hijo de María. A través de la presencia de Jesús, las mujeres alaban al Señor por las grandes obras que ha hecho por ellas, mientras que el nonato Juan el Bautista salta de gozo en el vientre de Isabel. ¿Por qué la llegada de un niño pu