III Domingo de Cuaresma Año C

 

III Domingo de Cuaresma
Año C



El Señor es compasivo y misericordioso.
Bendice, al Señor, alma mía,
que todo mi ser bendiga su santo nombre.
Bendice, al Señor, alma mía,
y no te olvides de sus beneficios. 
El Señor es compasivo y misericordioso.
El Señor perdona tus pecados
y cura tus enfermedades;
él rescata tu vida del sepulcro
y te colma de amor y de ternura. 
             El Señor es compasivo y misericordioso.           

                                                                        del Salmo 102


Santo Evangelio:  Lc 13, 1-9 

La Parábola de la Higuera

Dios es el dueño que busca higos y la higuera representa a los que tienen fe pero no están produciendo.

Esta parábola ha sido interpretada que Jesucristo nuestro Señor le dice a la gente que al seguirlo, deben dar fruto si quieren ser verdaderos seguidores y ver el rostro de Dios. En otras palabras, que la fe sin obras no tiene valor. Debemos tener fe y servir a los demás para ver el Rostro de Dios a través del Hijo.

¿Por qué Jesús cuenta esta parábola al grupo de personas que lo rodean? ¿Quiénes son las personas en este grupo? ¿Quiénes son las personas de los diferentes grupos que conoces y con las que pasas tiempo? ¿Cómo les explicarías esta parábola? ¿Qué te está diciendo Dios? ¿Carece tu fe ce de obras de caridad o de justicia? ¿Cómo puedes crecer tu fe para incluir lo anterior?





imagen de: https://es.catholic.net/op/articulos/71460/cat/331/potencial-de-dar-fruto.html




Comentarios

Entradas más populares de este blog

Toda la tierra ha visto al Salvador

XVI Domingo Ordinario

V Domingo de Cuaresma Lecturas para Año C