IV Domingo de Cuaresma Lecturas para Año A


  

El Señor es mi pastor, nade me faltará.
Por ser un Dios fiel a sus promesas,
me guía por el sendero recto;
así, aunque camine por cañadas oscuras,
nada temo, porque tú estás conmigo. 
Tu vara y tu cayado me dan seguridad.  
El Señor es mi pastor, nade me faltará.        
Salmo 22

Santo Evangelio: Juan 9: 1-41

Frases Claves: Jesús le dijo: “Ya lo has visto; el que está hablando contigo, ése es”. Él dijo: “Creo, Señor”. Y postrándose, lo adoró.

 

Jesús encontró al hombre ciego de nacimiento y le ofreció consuelo, seguridad y vida eterna.

 

El hombre no conocía la identidad de Jesús hasta que dijo: "Soy el Hijo del Hombre"; luego dijo: "Señor, creo". Al principio, este hombre tenía suficiente fe para ser sanado, y después de su experiencia con Jesús, lo adoraría y lo seguiría hasta la eternidad.

 

¡Qué bendición, encontrar al Maestro y adorarlo cara a cara!

 

¿Hay alguno tiempo donde has sentido que Dios te haya buscado? ¿Cómo te sentiste? ¿Cómo respondiste? ¿Cómo traes a Dios a otros?



imagen de: 
http://www.oodegr.com/english/ag_grafi/kd/tyflos_siloam.htm

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Cómo demuestras tu fe en Dios?

XVI Domingo Ordinario

El Primer Domingo de Adviento