IV Domingo de Cuaresma


IV Domingo de Cuaresma

Honor y gloria a ti, Señor Jesús.
Tanto amó Dios al mundo, que le entregó a su Hijo único,
para que todo el que crea en él tenga vida eterna.
Honor y gloria a ti, Señor Jesús.             
Jn 3, 16

En el evangelio de hoy, según san Juan, oímos a Jesús responder a Nicodemo  con el cuento de Moisés en el desierto cuando Dios le dijo que montara una serpiente de bronce en un poste y la levantara en el aire. Cualquiera que hubiera sido mordido por una serpiente y luego mirado a la serpiente bronce se curaría. Esa esta historia para explicar cómo uno puede ser engendrado del espíritu. Hace un puente entre Él, que será levantado en la Cruz, y la serpiente de bronce que Moisés usó en el desierto. Jesús será levantado en una cruz y la persona que lo mira con fe será salvada y tendrá la vida eterna.

¿Por qué visito Nicodemo a Jesús por la noche? ¿Has “visitado” a Dios por la noche? ¿Alguna vez te has puesto enfrente de la cruz solo para contemplarlo?

Toma tiempo esta semana y habla con Dios sobre tus preguntas sobre cómo va tu vida; como Jesús le responde a Nicodemo y tu propio deseo de tener una relación buena con Dios.

                      https://www.urgente24.com/263884-mahoma-jesus-y-la-pascua-cristiana

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Cómo demuestras tu fe en Dios?

Toda la tierra ha visto al Salvador

XVI Domingo Ordinario