Sunday, February 14, 2016

Las 3 Tentaciones de Jesús (LC 4:1-13)




Las 3 Tentaciones de Jesús (LC 4:1-13)

Durante la cuaresma hay tres metas: ayunar, rezar, y arrepentirnos de nuestras ofensas. 

En la lectura de hoy según San Lucas, Jesús pasa 40 días en el desierto y después Satanás le propone 3 tentaciones. 



La primera tentación propuesta por Satanás es porque Jesús tiene hambre. Aquí  vemos la conexión entre la tentación y el ayuno.  Estamos acostumbrados a “darle de comer” a cualquier “hambre” que tengamos. ¿Quizás necesitamos “ayunar” de unos “hambres” para poder luchar mejor contra las tentaciones?

 El desafío es que se Jesús es el Hijo de Dios puede cambiar las pierdas a pan. Jesús responde, usando las escrituras: “No solo vive uno comiendo pan sino escuchando la palabra de Dios.” 



 Luego, Satanás lo lleva al colmo de un cerro y le enseña todos los poderes del mundo. Le dice a Jesús que se lo alaba, le daría todos los poderes. Jesús contesta, usando las palabras de las escrituras otra vez: “Solo a Dios se le debe alabanzas.”  ¿Quizás necesitamos reflexionar sobre que “alabamos” y rechazar la alabanza a estas cosas? ¿Para qué o quienes rezamos?

Para la tercera tentación, Satanás lo lleva al sumo del templo en Jerusalén y usando las palabras de las escrituras, le dice a Jesús que salte y que “los ángeles lo cargaran en sus manos.” Jesús responde, usando las escrituras: “No se debe tentar a Dios.” ¿Quizás necesitamos prestar más atención cuando estamos usando la palabra de Dios como un arma en vez de expresión de compasión? ¿De qué o quienes necesitamos arrepentirnos?

Satanás lo deja, esperando para otro día para derrotar a Jesús.



No comments:

Post a Comment