sábado, 14 de septiembre de 2019

XXIV Domingo Ordinario


XXIV Domingo Ordinario

 (Lc 15, 18) Me levantaré y volveré a mi padre.
Por tu inmensa compasión y misericordia,
Señor, apiádate de mí olvida mis ofensas.
Lávame bien de todos mis delitos
y purifícame de mis pecados.
Me levantaré y volveré a mi padre.  Salmo 50

En cualquier Evangelio que se elige para leer hoy la corta versión o larga versión, según San Lucas, oímos a Jesús hablar del amor para los perdidos. Con gran compasión y misericordia debemos a recibir los que buscan nuestra ayuda, y reconcilio.
¿Con quien puedes reconciliarte hoy día? ¿Hay situaciones donde puedes demostrar compasión o misericordia a alguien?



                                 https://pronosur.wordpress.com/2016/04/19/ovejas-de-su-redil/

martes, 3 de septiembre de 2019

XXIII Domingo Ordinario


XXIII Domingo Ordinario
Tú, Señor, nuestro refugio.
Llénanos de tu amor por la mañana 
y júbilo será la vida toda.
Haz, Señor, que tus siervos y sus hijos,
puedan mirar tus obras y tu gloria. 

Tú, Señor, nuestro refugio.                        Salmo 89



En el evangelio del próximo domingo, Jesús nos habla de que se requiere para seguirlo y ser  su discípulo. Sus palabras nos pueden tomar de sorpresa: necesitamos “odiar” a nuestra familia, padre, madre, etc. Jesús nos está recordando que nuestra relación con Dio tiene prioridad. También, en el tiempo de Jesús, la gente dependía solamente en las relaciones y enlaces de la familia. Jesús nos recuerda que en seguirlo va a haber consecuencias.


¿Qué has tenido que dejar o soltar para poder vivir como discípulo de Jesús?
¿Qué te dice a ti cuando Jesús quiere que pienses en ser su discípulo?


XXIV Domingo Ordinario

XXIV Domingo Ordinario   (Lc 15, 18)  Me levantaré y volveré a mi padre. Por tu inmensa compasión y misericordia, Señor, apiádate de...