lunes, 26 de agosto de 2019

XXII Domingo Ordinario


XXII Domingo Ordinario

Dios da libertad y riqueza a los cautivos.
Ante el Señor, su Dios, 
gocen los justos, salten de alegría. 
Entonen alabanzas a su nombre. 
En honor del Señor toquen la cítara.  
Dios da libertad y riqueza a los cautivos.  Salmo 67

Porque el que se engrandece a sí mismo, será humillado; y el que se humilla, será engrandecido”.

Jesús sabe que los fariseos estaban espiándolo y habla de la actitud farisaico. Noten por favor que usamos la palabra “farisaico” para el que habla y actúa como si tuviera la verdad absoluta o “más santo que tu”. Deberás es una lástima a asociar toda una gente con una palabra tan negativa.  Jesús nos habla de no dar nos aires porque nos vamos a desinflar.
¿Qué son las cosas que te causan orgullo desproporcionada? ¿Sabes cómo controlar tus tendencias farisaicas?



lunes, 19 de agosto de 2019

XXI Domingo Ordinario



Aleluya, aleluya.
Yo soy el camino, la verdad y la vida;
nadie va al Padre, si no es por mí, dice el Señor.
Aleluya. aleluya.                               
Jn 14, 6


Este domingo próximo, alguien le pregunto a Jesús: “Señor, ¿es verdad que son pocos los que se salvan?” Jesús respondió: “Esfuércense en entrar por la puerta, que es angosta, pues yo les aseguro que muchos tratarán de entrar y no podrán.”

La salvación de Dios es para todos, no es monopolio de unos cuantos, ni de practicar una u otra religión. La salvación es para todos los que cumplen su Palabra, los que le buscan de corazón y con amor. Los que trabajan por la justicia, por la paz, el amor y la solidaridad. Esta es la clave para salvarse, no hay otra.

¿Cómo cumples tú la palabra de Dios en tu vida cotidiana? Busca modos de trabajar para la justicia y paz.



lunes, 12 de agosto de 2019

XX Domingo Ordinario: ¿Estas involucrado en el arreglo de la injusticia?

XX Domingo Ordinario: ¿Estas involucrado en el arreglo de la injusticia?


Aleluya, aleluya.
Mis ovejas escuchan mi voz, dice el Señor;
yo las conozco y ellas me siguen.
Aleluya, aleluya.                         
Jn 10, 27


El evangelio de esta semana no es fácil de interpretar. Muchos verán que el evangelista nos presenta a un Jesús, provocador, cismático, pero en realidad Jesús lo que hace es dar un golpe a nuestro corazón semidormido, despertarnos del letargo en el que nos hemos instalados y acostumbrados a funciones y observancias, en lugar de practicar su máxima: “amar al prójimo”.

Hoy más que nunca se nos llama a alzar nuestra voz contra las injusticias sociales. Pero seguimos como si tal cosa, si mientras no nos toquen a nosotros, entonces buscamos y queremos que todos nos apoyen y se pongan en nuestros zapatos. Tenemos que dejar de mirar nuestro ombligo, de vivir ritos y cumplimientos y empezar a encender el fuego del amor, a trabajar por un mundo más igual porque el sistema actual no nos lleva a un buen lugar, dejando nos sin esperanza viendo cada vez que la sociedad está más pérdida y hundida.

El mejor ejemplo de amor, justicia y caridad es nuestro Dios. Necesitamos poner en acción el trabajo del reino de Dios en día hoy.
¿Qué haces para “amar al prójimo? ¿Estas involucrado en el arreglo de la injusticia?¿Qué es el “fuego” de que habla Jesús? ¿Cómo puedes encender el fuego por la justicia en tu alma y tu vida y por los demás?


                                         https://granosdemaiz.com/2016/08/11/prender-fuego-lc-1249-53/


lunes, 5 de agosto de 2019

XIX Domingo Ordinario: Si viniera Dios por ti hoy, ¿estuvieras listo?


XIX Domingo Ordinario: Si viniera Dios por ti hoy, ¿estuvieras listo?

Aleluya, aleluya.
Estén preparados, porque no saben
a qué hora va a venir el Hijo del hombre.
Aleluya, aleluya.                          Mt 24, 42. 44

“Al que mucho se le da, se le exigirá mucho, y al que mucho se le confía, se le exigirá mucho más''.


El domingo pasado nos mostraba el peligro del dinero o más bien la codicia y en el de hoy vemos varias enseñanzas:  el desinterés de lo material, nuestra fidelidad como hijos de Dios y como ser buenos administradores de los bienes puesto a nuestro cuidado ya sean eclesiales o del diario.
No se refiere a que seamos pobres, Jesús no quiere que nadie sea pobre, sino que no estemos atados al dinero, ni a los bienes. La persona que sigue a Jesús debe sentirse libre y solidario.
El evangelio nos recuerda que ser cristiano no es cumplir con preceptos, sino que la fidelidad a Jesús debe llevarnos a un compromiso de vida y testimonio cristiano.
Igual que la semana pasada nos llama a estar vigilantes porque no sabemos cuándo llegará el tiempo, hora o lugar y debemos estar preparados, seguir trabajando por un mundo justo, fraterno y afectuoso con los demás y con la naturaleza.
Si viniera Dios por ti hoy, ¿estuvieras listo? ¿Qué tienes que hacer para estar lista? ¿Cómo utilizas lo que Dios te ha dado? ¿Te preocupas para otros o la creación?


                    https://diaconoluisbreatorrens.blogspot.com/2013/08/lucas-1232-48-preparados-para-cuando-el.html

¿Cómo demuestras tu fe en Dios?

XXIX Domingo ordinario Aleluya, aleluya. La palabra de Dios es viva y eficaz y descubre los pensamientos e intenciones del corazón....