sábado, 28 de octubre de 2017

XXX Domingo Ordinario

XXX Domingo Ordinario

Aleluya, aleluya.
El que me ama cumplirá mi palabra y mi Padre lo amará
y haremos en él nuestra morada, dice el Señor.

Aleluya, aleluya.                 Jn 14, 23

Mt 22, 34-40
En aquel tiempo, habiéndose enterado los fariseos de que Jesús había dejado callados a los saduceos, se acercaron a él. Uno de ellos, que era doctor de la ley, le preguntó para ponerlo a prueba: "Maestro, ¿cuál es el mandamiento más grande de la ley?"

Jesús le respondió: "Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Éste es el más grande y el primero de los mandamientos. Y el segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. En estos dos mandamientos se fundan toda la ley y los profetas".

¿Cómo muestras que Dios tiene todo tu corazón? ¿Tu alma? ¿Tu mente? Es demasiado fácil decir que mostramos que Dios es todo, o quizás decimos que tenemos que reflejar en esto más. Lo más importante son las acciones que tomamos.  Tenemos que tener a Dios siempre enfrente de nosotros para poder vivir mostrando que Él es nuestro todo.

¿Cómo muestras que amas a tu prójimo? ¿Cómo tratas a tu familia? ¿Tus compañeros? ¿Los extranjeros?  Sin el mismo amor que nos tenemos tratamos a otros como menos. Se vigilante esta semana en como respondes a los que están cerca de ti y a los que consideres extranjeros.

https://i.pinimg.com/originals/ab/16/8b/ab168b5137951765f5868d2196a7febf.jpg


sábado, 21 de octubre de 2017

XXIX Domingo Ordinario

XXIX Domingo Ordinario
Aleluya, aleluya.
Iluminen al mundo con la luz del Evangelio
reflejada en su vida.

Aleluya, aleluya.           Flp 2, 15. 16

En el evangelio de hoy, según san Mateo,  Jesús está enfrentado por los fariseos y los del partido de Herodes que se habían unidos para encontrar un modo de hacer caer a Jesús. Tan gran era el odio dirigido a Jesús que estos dos grupos que ellos mismos se odiaban se juntaron para buscar un modo de hacer caer a Jesús. Jesús conoce la malicia de sus intentos y contesta con: “Den, pues, al Cesar lo que es del Cesar, y a Dios lo que es de Dios.”

Reflejando en la respuesta de Jesús: ¿Qué es lo que no pertenece a Dios?

¿Hay lugares donde estás luchando con cómo vivir en una relación correcta a las posesiones materiales que se te han confiado?


Toma algún tiempo para hablar con Dios acerca de cómo usar las posesiones, cómo las opiniones o el estado de los demás te afectan a ti, o algún otro aspecto de tu vida como una criatura de Dios en hoy día.

http://delamanodemaria.com/wp-content/uploads/2013/08/Jesus-fariseos.jpg

sábado, 14 de octubre de 2017

XXVIII Domingo Ordinario


XXVIII Domingo Ordinario

Aleluya, aleluya.
Que el Padre de nuestro Señor Jesucristo
ilumine nuestras mentes
para que podamos comprender cuál es la esperanza
que nos da su llamamiento.

Aleluya, aleluya.                    
Cfr Ef 1, 17. 18

En las escrituras de hoy, oímos de la generosidad de Dios que se representa en banquetes. Según San Mateo, los invitados al banquete del rey no quisieron ir, por cualquiera razón o maltrataron y mataron a los criados que había mandado el rey. El rey mando a tropas a destruir a esa gente y al pueblo. Mandando a otros criados a invitar a los que encontraran, lleno su boda.

Se puede ver, claramente, que Dios es el rey invitando a los judíos a creer en su hijo Jesús pero rechazan a los profetas y rechazan a Jesús. Los que creen son los que más son rechazados por los judíos. A ellos se les va dar el reino de Dios.

¿Cómo en tu vida reconoces a Jesús como tu salvador? ¿Cuándo lo rechazas en pensamiento, palabra o acción?


Es importante ser intencional en nuestra relación con Dios y con todos que están en nuestra vida.

http://www.elmensajedejesus.org/recursos/las-parabolas-de-jesus/248-la-parabola-de-la-fiesta-de-bodas-mateo-22-1-14

sábado, 7 de octubre de 2017

XXVII Domingo Ordinario

XXVII Domingo Ordinario

Aleluya, aleluya.
Yo los he elegido del mundo, dice el Señor,
para que vayan y den fruto, y su fruto permanezca.

Aleluya, aleluya.                                                     Cfr Jn 15, 16

En el evangelio de hoy, según san Mateo, Jesús nos cuenta otra parábola.  Este dueño deja todo listo para que los arrendatarios puedan atender la tierra. Al tiempo de la cosecha, manda a sus siervos a tomar su porción. Los arrendatarios los rechazan y al fin hasta matan el hijo.

¿Le has pedido a alguien que te cuide la casa mientras que fueras a un viaje? ¿Hicieron lo que quisiste?

¿Cómo refleja tu vida que Dios es el creador y tú estás encargado de cuidar lo que Dios nos ha dado?


Aunque no respetan a los siervos, el dueño manda a su hijo a los arrendatarios. ¿Qué te dice esto sobre la relación de Dios contigo?


https://www.jw.org


XXXIII Domingo Ordinario

XXXIII Domingo Ordinario Enséñanos, Señor, el camino de la vida. Enséñame el camino de la vida, sáciame de gozo en tu presencia y de...