sábado, 28 de octubre de 2017

XXX Domingo Ordinario

XXX Domingo Ordinario

Aleluya, aleluya.
El que me ama cumplirá mi palabra y mi Padre lo amará
y haremos en él nuestra morada, dice el Señor.

Aleluya, aleluya.                 Jn 14, 23

Mt 22, 34-40
En aquel tiempo, habiéndose enterado los fariseos de que Jesús había dejado callados a los saduceos, se acercaron a él. Uno de ellos, que era doctor de la ley, le preguntó para ponerlo a prueba: "Maestro, ¿cuál es el mandamiento más grande de la ley?"

Jesús le respondió: "Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Éste es el más grande y el primero de los mandamientos. Y el segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. En estos dos mandamientos se fundan toda la ley y los profetas".

¿Cómo muestras que Dios tiene todo tu corazón? ¿Tu alma? ¿Tu mente? Es demasiado fácil decir que mostramos que Dios es todo, o quizás decimos que tenemos que reflejar en esto más. Lo más importante son las acciones que tomamos.  Tenemos que tener a Dios siempre enfrente de nosotros para poder vivir mostrando que Él es nuestro todo.

¿Cómo muestras que amas a tu prójimo? ¿Cómo tratas a tu familia? ¿Tus compañeros? ¿Los extranjeros?  Sin el mismo amor que nos tenemos tratamos a otros como menos. Se vigilante esta semana en como respondes a los que están cerca de ti y a los que consideres extranjeros.

https://i.pinimg.com/originals/ab/16/8b/ab168b5137951765f5868d2196a7febf.jpg


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Celebrando el tercer domingo de Adviento.

Celebrando el tercer domingo de Adviento. (Is 35, 4)  Ven, Señor, a salvarnos. El Señor siempre es fiel a su palabra, y es quien ha...