XXXI Domingo Ordinario


XXXI Domingo Ordinario
R.  Bendeciré al Señor eternamente. 
Dios y rey mío, yo te alabaré, bendeciré tu nombre siempre y para siempre. Un día tras otro bendeciré tu nombre y no cesará mi boca de alabarte.
R. Bendeciré al Señor eternamente.       
  Salmo 144, 1-2.

San Lucas nos cuenta que en aquel tiempo, Jesús entró en Jericó, y al ir atravesando la ciudad, sucedió que un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, y trataba de conocer a Jesús; pero como era de estatura baja, corrió  y se subió a un árbol para verlo pasar. Jesús al verlo le dijo que bajara porque se iba hospedar en su casa. Al bajarse, la gente comienza a hablar entre ellos mismos que Jesús se iba a quedar con un pecador. Zaqueo se dirige a Jesús y  le dice que dará a los pobres mitad de sus bienes y si ha defraudado a alguien le restituirá cuatro veces más.  Jesús responde que  la salvación ha llegado a esta casa.

Zaqueo era pecador según la gente piadosa y Jesús responde a Zaqueo como a mucho “pecadores”. ¡Le habla y se invita a comer a la casa de Zaqueo! Jesús trae la salvación a todos y Zaqueo quiere que Jesús sepa que él reconoce que tiene la oportunidad a tener una relación buena con Dios. Dice que va a dar mitad de sus bienes a los pobres y si ha defraudado a alguien le dará 4 veces más de lo que tomo. Al contrario de varios de los hombres ricos pero piadosos  que hemos encontrado anteriormente en este evangelio. Los que buscan a Dios lo encuentran y dan todo para  seguir a Jesús.


Solemnidad de Todos los Santos (el 1º de NOVIEMBRE 2016)


Conmemoración de Todos los Fieles Difuntos 

(el De Noviembre 2016)

       


Comentarios

Entradas más populares de este blog

XXXIII Domingo Ordinario

XXX Domingo Ordinario

XXV Domingo Ordinario