XX Domingo ordinario

XX Domingo ordinario

Haz la prueba y verás qué bueno es el Señor.
Escúchame, hijo mío: 
voy a enseñarte cómo amar al Señor. 
¿Quieres vivir y disfrutar la vida? 
Guarda del mal tu lengua
Y aleja de tus labios el engaño.;
Apártate del mal y haz el bien;
busca la paz y ve tras ella. 
Haz la prueba y verás qué bueno es el Señor.

En el evangelio de hoy, según san Juan, sería muy difícil encontrar una descripción más gráfica o más sorprendente de la participación indisoluble de una vida en otra. En hebreo, la expresión "carne y sangre" significa todo el ser. Jesús no se detiene en decir que se necesita “comer y beber” de su sangre y cuerpo para tener la vida eterna. La realidad de la presencia de Cristo en la Eucaristía está más allá de nuestra comprensión. Se nos pide que no lo comprendamos, sino que lo experimentemos.

"Permanecer en mí" es una frase que Jesús usa una y otra vez. Él nos invita a tomarlo dentro de nosotros mismos y ser uno con Él. Entonces tendremos vida real. Estamos acostumbrados a pensar en que Jesús vive en nosotros y lo invitamos a entrar en nuestros corazones. Necesitamos meditar en la realidad de que ya vivimos en el corazón de Jesús. Cuando todo parece ir en la dirección equivocada, debemos recordar que vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser en Jesús.


¿Cómo te sientes cuando lees esta lectura? ¿Si eres lo que comes, cómo debes ser?


Comentarios

Entradas más populares de este blog

XXX Domingo Ordinario

Viernes Santo de la Pasión del Señor