martes, 29 de enero de 2019

IV Domingo Ordinario

IV Domingo Ordinario

Señor, tú eres mi esperanza.
Señor, tú eres mi esperanza,
que no quede yo jamás defraudado. 
Tú, que eres justo, ayúdame y defiéndeme;
escucha mi oración y ponme a salvo.  
Señor, tú eres mi esperanza.                                         Salmo 90



En el Evangelio del próximo domingo, según san Lucas, oímos uno de los versos del pasado domingo del libro de Isaías: “Hoy mismo se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír”. Jesús está en Nazaret donde se crio. La gente lo conoce de su vida cotidiana y aunque aprueban y admiran la sabiduría de Jesús, se preguntan: “¿No es éste el hijo de José?” Lo conocen y por esta razón dudan en Él. Jesús les propone dos ejemplos de los profetas Elías y Eliseo ayudando a los extranjeros. La gente se llena de ira e intentan lanzarlo del monte. Jesús pasa por medio de ellos y se va. 

 

¿Hay gente que no has querido tomar seriamente porque lo conoces, aunque habla la verdad? ¿Cuáles sentimientos recorrer por tu mente y corazón al leer u oír esta lectura? ¿Por qué propone Jesús los ejemplos de los profetas? 


https://mysticpost.com/2018/03/friday-16th-march-2018-todays-holy-gospel-of-jesus-christ-according-to-saint-john-71-2-10-25-30/jesus-templo-gente/




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

VI Domingo de Pascua

VI Domingo de Pascua Que te alaben, Señor, todos los pueblos. Aleluya. Que te alaben, Señor, todos los pueblos, que los pueblos te a...