VIII Domingo Ordinario

VIII Domingo Ordinario

¡Qué bueno es darte gracias, Señor!
¡Qué bueno es darte gracias, Dios altísimo,
y celebrar tu nombre, 
pregonando tu amor cada mañana 
y tu fidelidad, todas las noches!  
Qué bueno es darte gracias, Señor!                Salmo 91

En el Santo Evangelio del próximo domingo, según san Lucas oímos Jesús hablar del ciego como guía, y el discípulo que se cree superior al maestro. Ni uno ni el otro puede ayudar a otros. Corregir a otros sin ver nuestras mismas ofensas es juzgar en justicia propia con intento malo. Corrigiendo a nuestros hijos, hermanos en Cristo o hablando contra las injusticias, debe de venir de nuestro corazón, lleno de amor por nuestro prójimo y todas las creaturas de Dios en nuestro mundo. El corazón está lleno de amor si lo llenamos de amor por Dios. Es importante corregir lo malo, pero necesitamos hacerlo con amor y compasión, y estar dispuestos a ayuda a otros llegar a cambiar.


¿Puedes corregir a otros si sentirte orgulloso, feliz o divertido? ¿Cómo quieres que Dios te corrija? ¿Corriges a tus hijos o otros con coraje o violencia? ¿Cómo necesitas cambiar para responder en amor y compasión? 


https://imagenes.gratis/mensajes-dios/mensajes-dios-reflexionar-frases-pensamientos-amigos-agradecimiento-fe-3/

Comentarios

Entradas más populares de este blog

XVI Domingo Ordinario

Viernes Santo de la Pasión del Señor

V Domingo de Cuaresma