Adviento: el primer domingo


I Domingo de Adviento

Vayamos con alegría al encuentro del Señor.
¡Qué alegría sentí, cuando me dijeron:
“Vayamos a la casa del Señor”!
Y hoy estamos aquí, Jerusalén,
jubilosos, delante de tus puertas.
Vayamos con alegría al encuentro del Señor.                 Salmo 121

El Año Litúrgico termina con la fiesta de Cristo Rey y la temporada de Adviento comienza el nuevo año.

Este año comenzamos con el ciclo A, en el que leeremos preferentemente el evangelio de San Mateo.

Se nota que los pasados domingos hemos oído del fin del mundo. No es amonesta porque todos sabemos que en cualquier momento podemos encontrarnos cara a cara con Dios.

Lo que tenemos que tener en cuenta es que la vida es un regalo de Dios para cada uno de nosotros incluyendo los no nacidos a los ancianos y los enfermos.  Todos tenemos un propósito sin importar en qué estado nos encontramos.
Por lo tanto, no la echemos a perder. Vivamos con amor para que todas aquellas personas que se crucen en nuestra vida, se sientan felices y acogidas. 
Así mostramos que somos discípulos de Jesús.

Tal vez este Adviento, puedes reflexionar y poner en práctica las Obras Corporales de la Misericordia: Visitar y cuidar a los enfermos; Dar de comer al hambriento; Dar de beber al sediento; Dar hospedaje al peregrino; Vestir al desnudo; Visitar al cautivo; Enterrar a los difuntos.



https://www.ciudadredonda.org/articulo/4-practicar-las-obras-de-misericordia

Comentarios

Entradas más populares de este blog

XXX Domingo Ordinario

Viernes Santo de la Pasión del Señor

V Domingo de Cuaresma