III Domingo de Pascua




Enséñanos, Señor, el camino de la vida. Aleluya.
Bendeciré al Señor, que me aconseja,
hasta de noche me instruye internamente.
Tengo siempre presente al Señor
y con él a mi lado, jamás tropezaré.
Enséñanos, Señor, el camino de la vida. Aleluya.              Salmo 15




Santo Evangelio: Lc 24, 13-35

Frase Clave: “Y ellos se decían el uno al otro: ‘¡Con razón nuestro corazón ardía, mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras!’ ”

El evangelio del domingo próximo (Lucas 24: 13-35), el camino hacia la historia de Emaús no nos da respuestas. Plantea preguntas e invita a la reflexión.

Si tu vida ha sido destrozada, esta es tu historia. Si tu vida ha sido restaurada, esta es tu historia. Y si alguna vez has estado en ese lugar intermedio, entre la destrucción y la restauración, esta es tu historia.

Al principio del camino a Emaús, los dos discípulos están destrozados: Jesús ha muerto. ¿Pero cómo? ¿No era el Mesías, el que iba liberarnos y traer el reino de Dios? ¿Hemos creído en vano?

Durante el viaje: Un hombre se une con ellos y ellos le cuentan lo que ha pasado. Este hombre les explica lo que dicen las Escrituras del Mesías.

Al fin, llegan a Emaús, los discípulos invitan al hombre que se queden con ellos. Reconocen a Jesús en la fracción del pan.

Hay una Jerusalén dentro de nosotros y una Emaús dentro de nosotros, y ambas se representan en nuestras vidas. Es un viaje que cada uno de nosotros ha tomado, está tomando o tomará. Sin embargo, no es un viaje de una sola vez. Es un viaje que hacemos una y otra vez.

¿Te has sentido como los discípulos alguna vez? ¿Qué hiciste para animarte? ¿Cómo ayudas a los desanimados? ¿Cómo puedes enriquecer tu conocimiento de las Escrituras? ¿De la Eucaristía?

1) imagen por Greg Olsen

Comentarios

Entradas más populares de este blog

XXX Domingo Ordinario

Viernes Santo de la Pasión del Señor